Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Despedida

 Es muy difícil igualar la elegante despedida de las mariposas...

Por ejemplo...

 Cuando decimos "por ejemplo"...

siempre pensamos en nosotros mismos...

El Mal

 El Mal, ya sea en blanco y negro o en colores, 

no solo existe en los documentales de las guerras mundiales donde vemos imágenes de los trenes de al muerte y de los hornos crematorios del nacional-socialismo, 

o de las hambrunas permitidas por los comunistas erradicadores de millones de personas tratadas como insectos molestos 

o lo hemos visto en imágenes de aniquilaciones de ciudades enteras ya sea a golpe de bombas atómicas americanas

o a golpe de machetes amputadores manejados por enloquecidos mercenarios

o por los que estrellan aviones bomba contra pacíficos oficinistas y poetas

o grabado en esos videos de asesinos despiadados que decapitan a inocentes en nombre de dioses 

o los iluminados que con camiones aplastan a los pacíficos paseantes

o cuchillo en mano salen a asesinar al primero que se les ponga por delante 

o a la tragedia diaria de políticos tercermundista que arman a niños inocentes y los drogan empujando y animando para matar a los de la aldea de al lado 

o los supremacistas étnicos con uniformes chusqueros que deciden aniquilar a los vecinos molestos 

o en las mentes tortuosas de los nacionalistas terroristas que se alegran de la muerte de españoles inocentes

o en los policías americanos que disparan antes de preguntar y siempre a negros 

o en las enredadas costumbres mafiosas de sangre por sangre aunque sean inocentes las víctimas 

o en las noticias diarias de perturbados celosos machistas asesinos de mujeres y niños

o en los criminales pedófilos torturadores de la infancia

o en torcer la inocencia de un niño

o en hacer sufrir deliberadamente, friamente, sin motivos

o en todo lo que por miedo dejo detrás...

El Mal es cosa de los hombres y de las mujeres, de adultos.

Nosotros decidimos.

Y no hay termino medio.

No puedo elegir hacer Mal solo un poquito, un ensayo, un ejemplo, una parte, un ratito, un gesto, un mal momento...

Y luego me arrepiento.

Mal No.

Por favor.


Preambulo de tormenta

Si mi alma me traiciona no sé que debo hacer. 
(Quiero decir: "si yo traiciono a mi alma").
Si me traiciona mi alma no sé a donde mirar. 
Es un estado de hipnosis sin sueño.
Despavorido a veces quiero despertar.
A veces ocurre en una tragedia incomprensible.
El Horror.
Cuando la mente no entiende la realidad.
Por ser tan abruptamente real.
Porque queremos que lo real se presente poco a poco,
como gotas de lluvias o de sudor
que anuncian la tormenta 
o el calor.
Si el alma (o lo que sea que llevemos entre las meninges y la aorta, el centro de la tierra, la troposfera, la metafísica, la bioquímica, la magia, la santería, el flamenco, el espacio exterior, Stanley Kubrick, los poetas malditos, los ratones, los delfines, las jirafas, los macacos, los devotos de las imágenes con pelo largo natural y otras sectas permitidas) se angustia ante la evidencia no sé que remedio aplicar.
El alma se queja en el sueño. 
Hay que saber descifrar su enigma, su verdad.
A veces un reflejo, un destello, una frase, un recuerdo...
nos hace momentaneamente disfrutar, y por eso
creemos que hemos alcanzado algo parecido a la Verdad.
Si me traiciona mi alma nunca sé a donde mirar.
Pero ya sé que debo hacer, después de escribir esto.
Sigo siendo libre (creo).

Resistencia

No sé si volverán las golondrinas, ni siquiera sé si de verdad son oscuras o es que ya no nos fijamos en la color de los pájaros... 
Hay tantas cosas que decimos o pensamos que ya es imposible acordarnos de si sí o si no... 
Yo a veces creo que estoy pensando en secreto y resulta que estoy pensando en alto haciendo morisquetas y riéndome o poniéndome triste sin darme cuenta en medio de la calle o dónde me encuentre distraído.
No sé si volveré a mis veinte años y a una mañana de entonces, pero si sé que recordaré aquellos tiempos porque era cuando tuve esa magia especial... Tenía un poder sensacional que nunca me importó de adónde vino. Nunca pregunté. 
Pero me daba cuenta de todo. Inconscientemente.
Nunca fui consciente. Solo sé que no sabía lo que luego supe. Pero disfrutaba.
Y eran tiempos de miedo, de amor y miedo, pero de más miedo que de amor. Pero disfrutaba.
Y fueron tiempos de tribulaciones y secretos.
Y de amores jóvenes.
Después vinieron los tiempos de la vida real (como la vida misma... dice la gente).
Se asfaltaron las calles de mi infancia.
Se llevaron los adoquines de mi niñez para otras calles, supongo.
Espero que resistan lo que resistieron conmigo.


Amigos.

Soberbios enemigos me engrandecen.
No llegan a mí, pero los siento aletear a mi alrededor como a enormes pájaros atrapados en mi aura.
Si duermo, ellos duermen.
Si despierto, despiertan.
Los espanto con verdades, pero no se enteran.
Les abro mi corazón para que aniden, pero no se conforman.
Me convierto en espantapájaros, pero no se alejan.
Explico didáctico mi falta de interés, pero no me comprenden.
Solo quieren ser amados. 
Y después sentirse libres.
El enigma de la amistad sin fundamento.

Experiencias

Me gustaría corregir los errores que cometieron mis enemigos: aquellos insultos que no me enteré, aquellas canalladas que no me afectaron, aquellos navajazos traicioneros que no me hicieron ni un rasguño, aquellas malditas trampas en las que no caí, aquellos fuegos con los que nunca me quemé y aquellos venenos que nunca bebí...
Entiendo que ahora quieran ser (o se crean ) mis amigos.
Por eso debo corregir esos pequeños errores que cometieron.
Les diré que vengan a mi de frente y con palabras claras y en voz alta (por mi sordera), que sean canallas a la luz del día y sin subterfugios, que les puedo ayudar a afilar los cuchillos con los que pelearemos, que las trampas sean homologadas y con fecha de caducidad, que las hogueras iluminen las noches oscuras del alma y que brindemos con los venenos como buenos amigos...