Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Mi padre.

Si por algo me gustaría que hubiese "mas allá" es para volver a verte.
Aunque te entremetes cada vez que quieres -como no podía ser de otra manera- en mi subconsciente, en mis vividos sueños tan reales, casi siempre en nuestro Rompido de entonces con tanta arena blanca delante de casa y esas losetas tan pesadas que formaban caminos preciosos hacia la felicidad.
En mis sueños te veo guapo y pensativo como siempre, hombre de pocas palabras pero de miradas que lo dicen todo y de movimientos siempre atractivos y útiles. 
Todos aceptamos tu presencia con naturalidad. La tata Meme está feliz. Seguimos en la vieja casa de siempre. 
Aunque sabemos que ya existe una nueva vivienda más moderna y acogedora dispuesta para mudarnos, nos resistimos a irnos y abandonar el salón tranquilizador, nuestros viejos cuartos de losetas de colores y de literas metálicas, dormitorios de techos altos y muros partidos, la cocina multitudinaria, el patio soleado... Ya casi no quedan muebles en la vieja casa pero seguimos allí como prisioneros, durmiendo en el suelo y sin luz eléctrica, sin agua creo... solo por que tú estas allí.
Con nosotros.