Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Escribir empeora los versos que anoche soñaba despierto.

No todo es oscuro en la noche.
La luz de de una ventana cualquiera resuelve un problema filosófico a los que dudan de la existencia del alma humana. 
El silencio con iluminación es menos silencioso. 
Mas sonoro.
No todo es oscuro en la noche.
El silbido de la lechuza tiene el color pálido de una ráfaga de aire helado. 
Solo existe el silencio o antes o después, nunca durante. 
Aprendamos a escuchar con atención lo que nos dicta el tiempo que suena cuando pasa el tiempo que suena cuando pasa el tiempo que suena cuando pasa... 
No todo es oscuro en la noche.
Cuando cambia de color el semáforo de la esquina, yo cambio de escenario en mi vida de dormido.
Mezclo el rojo y el verde, el verde y el rojo, colores preciosos en la noche amarillenta y taciturna.
El sol sale cada veinte segundos mientras todos cerramos los ojos a la realidad.
No todo es oscuro en la noche.
Una lucecita roja es testigo visible de que los electrodomésticos sueñan igual que nosotros.
Ya lo profetizó Philip K. Dick que vivió entre androides.
Mirad como roncan los planetas.
No todo es oscuro en la noche.
La noche tiñe el adn de los humanos, iguala la piel los pelos y las uñas pintadas de los dedos, borra los tatuajes de los marineros, oculta las cicatrices y ennoblece las palabras de los poetas tristes.
La noche desvela versos.
Escribir empeora los versos que anoche soñaba despierto.
Pero no todo es oscuro en la noche...