Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Sin nombre 1.

Te nombraría si pudiera, pero no puedo.
Todavía me duele decir tu nombre.
No me importa recordar tu cuerpo desnudo y abierto.
No me arrepiento de las ideas magníficas que teníamos.
Supongo que era lógico entonces ser tan jóvenes.
Y que buscáramos los rincones más húmedos del parque para descansar de ver pasar a personas normales ante nuestros ojos colorados.
Después te fuiste lentamente buscando lo hondo de la mente, es decir, la magia de otros personas que relucían mucho más que yo.
Y te enredaste en las algas del fondo de las venas.
Durante años fuiste mas cadáver que nunca.
Y yo me sentí culpable de no haberte enamorado lo suficiente para salvarte de ser tu misma.
Pero tu sonreías tan feliz jugando con la muerte.
Tan valiente.
No quiero escribir tu nombre.
Aunque me gustaría.