Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Madurez

Cuando se llega sin querer a ver lo invisible por muy oculto que disimule su ser, a sentir el frío de lo inimaginable que se hace presente por que sí, o cuando se achicharra uno con el fuego terrible de la verdad desnuda, entonces se puede decir que lo inesperado es nuestro pasaporte aliado a la madurez.

El viento mueve los recuerdos

El viento mueve los recuerdos y los arranca del olvido.
El viento desempolva los recuerdos y los vivifica.
Durante la noche el viento remueve los recuerdos y los desparrama como a las hojas secas que quedan expuestas en los cristales parabrisas de los coches. Para que los veamos.
Una airada ráfaga de sinceridad puede hacer más bien que el tolerado aire acondicionado de las medias verdades. Que son mentiras contadas por capítulos. Novelas.

El aire se asusta cuando se oculta el sol. Y entonces gime lastimoso como ramas podridas de los arboles. Se oculta la Verdad entre tinieblas.
Por eso me gusta mirar al cielo de noche y que me lloren los ojos intentando contar las estrellas.
Lágrimas que me redimen y me dejan un reguero de sal y luna en mi cara.

Los sueños se llenan de melodías de ventiscas y aullidos.
(Una tormenta de ideas inútiles pero agradecidas porque confunden a los bobos)

Pero ya no más que absurdos recuerdos que nada tienen que ver con la actualidad.



Escribir empeora los versos que anoche soñaba despierto.

No todo es oscuro en la noche.
La luz de de una ventana cualquiera resuelve un problema filosófico a los que dudan de la existencia del alma humana. 
El silencio con iluminación es menos silencioso. 
Mas sonoro.
No todo es oscuro en la noche.
El silbido de la lechuza tiene el color pálido de una ráfaga de aire helado. 
Solo existe el silencio o antes o después, nunca durante. 
Aprendamos a escuchar con atención lo que nos dicta el tiempo que suena cuando pasa el tiempo que suena cuando pasa el tiempo que suena cuando pasa... 
No todo es oscuro en la noche.
Cuando cambia de color el semáforo de la esquina, yo cambio de escenario en mi vida de dormido.
Mezclo el rojo y el verde, el verde y el rojo, colores preciosos en la noche amarillenta y taciturna.
El sol sale cada veinte segundos mientras todos cerramos los ojos a la realidad.
No todo es oscuro en la noche.
Una lucecita roja es testigo visible de que los electrodomésticos sueñan igual que nosotros.
Ya lo profetizó Philip K. Dick que vivió entre androides.
Mirad como roncan los planetas.
No todo es oscuro en la noche.
La noche tiñe el adn de los humanos, iguala la piel los pelos y las uñas pintadas de los dedos, borra los tatuajes de los marineros, oculta las cicatrices y ennoblece las palabras de los poetas tristes.
La noche desvela versos.
Escribir empeora los versos que anoche soñaba despierto.
Pero no todo es oscuro en la noche...