Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

¿Evolución?

El pez es feliz nadando en el agua. 
El ave es feliz volando en el aire. 
El hombre no es feliz viviendo en la tierra.
El instinto y la inocencia vienen implícitos en el ADN de los animales. Y nosotros teoricamente somos los animales mas evolucionados.
Salvo el instinto de mamar de la teta de nuestra madre o del biberón de plástico y el lógico del aprendizaje en los primeros años de vida, gatear, ponerse de pie, etc, el animal humano desprecia pronto sus instintos naturales para adquirir "conocimientos" y adoptar "comportamientos", según la zona geográfica donde le toque nacer, la religión en la que sea catequizado y la educación que reciba de sus mayores. 
Así que pronto vamos perdiendo la inocencia olvidando nuestros instintos naturales y antinaturalmente nos vamos deteriorando desde pequeños. Incluso se esta perdiendo el instinto de supervivencia y el de reproducción y conservación de la especie.
Me imagino que deben subsistir tribus aisladas en selvas no descubiertas aun, donde no se cercene el instinto natural a los recién nacidos y crezcan personas inocentes, felices y con sentimientos de bondad, de empatía, de compasión, de conciencia social y de conservación de la vida como el mas precioso don. 
Personas -como aves y como peces- que no conocen ni comprenden el egoísmo, la envidia, la codicia, los celos, el rencor, la ira, el odio...
Que envidia de los pájaros y de los peces...




Ni...Ni...


No soy ni joven ni viejo.  Ni alto ni bajo. Ni gordo ni flaco. Ni rubio ni moreno. Ni  guapo ni feo. Ni alegre ni triste. Ni listo ni torpe. Ni bravo ni manso. Ni ángel ni demonio. Ni devoto ni ateo. Ni cielo ni infierno. Ni blanco ni negro. Ni de arriba ni de abajo. Ni de adentro ni de afuera. Ni diestro ni zurdo. Ni del este ni del oeste. Ni antiguo ni moderno. Ni de aquí ni de allá.  Ni dulce ni amargo. Ni entro ni salgo. Ni débil ni fuerte. Ni grito ni callo. Ni frío ni caliente.  Ni chicha ni limoná. Ni pan frito ni rebaná. Ni tresillo ni sofá. Ni quito ni pongo. Ni voy ni vengo. Ni compro ni vendo. Ni llevo ni traigo. Ni vivo ni muerto. Ni Londres ni París. Ni contigo ni sin ti.