Te enseño mi vuelo para equivocar tu rumbo. Sígueme.

Mi foto
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Sinceridad

 Sinceridad con palabras son sinónimos de catástrofes.

Lo saben las nubes los vientos la lluvia y el centro de la tierra que hierve de hierro y de níquel líquidos.

El silencio es la mejor definición de sinceridad.

Las palabras enturbian el silencio y todas absolutamente todas son falsas.

Solo tus manos en mi espalda hablan con sinceridad.

En silencio.

Brújula?

Si ni las brújulas saben donde está el norte, 

Si ni los físicos saben donde está el el espacio (ni el tiempo),

Si ni los filósofos saben el como ni el porqué de esta maravilla,

Si las preguntas siguen siendo las mismas después de estudiar tanto y a tanta gente...

Si yo tuviera la respuesta, diría:

Música.

Curiosidad.

Olfato.

Tranquilidad.

Paladar.

Resiliencia.

Sueños.

Tacto.

Creatividad.

Esperanza.

Y luego ... volver a creer en que alguien te puede perdonar tus pecados y dejarte el alma blanca inmaculada. 

Para volver a empezar.

Pero esa es otra historia...



Cuanto cuento

 ¿Llegar a aquí -adonde los años nos han traído- es suficiente? 

El resto de mi vida solo depende de la física y de la química.

El pasado se ha convertido en teoría.

La práctica es el presente.

El futuro solo depende de un cuanto de espacio-tiempo.

Y luego de otro...

Pero los recuerdos y las emociones dependen también de la alquimia cerebral.

En realidad somos vibraciones de átomos.

Transparentes a los rayos cósmicos y otros enigmas.

El color de tus ojos por ejemplo.

Una lágrima hace que me desangre.

No le temo al final del cuento, porque siempre hay un cazador bueno que salva a la abuela del lobo feroz.

Eso quiero creer antes de dormir.